Conservación de pimientos y tomates

En esta época del año, en pleno verano, las huertas se hallan en todo su esplendor y nos ofrecen sus mejores frutos: vainas, calabacines, acelgas, pimientos, tomates, lechugas...

Aunque las verduras y las frutas generalmente se recogen y se consumen directamente, se han utilizado distintos sistemas para conservarlas el mayor tiempo posible y así poder disfrutar de ellas a lo largo de todo el año. Los sistemas de conservación más habituales han sido: la desecación, la conservación en azúcar o en vinagre, el envasado en recipientes y más modernamente, la congelación.

La conservación del tomate ha sido y es la más generalizada. Cuando estaban maduros, se troceaban y se cocían en grandes recipientes; se pasaban por el chino para triturarlos y separar las semillas y la piel; se llenaban botellas de cristal y una vez repletas de tomate se rellenaban con un poco de aceite que al permanecer flotando en el cuello impedía el paso del aire. Después se tapaban con corchos previamente hervidos en agua y para asegurarse de que no salieran despedidos se ataban con cuerdas o con alambres. Por último, las botellas se introducían en recipientes con agua para hervirlas al baño maría.

En cuanto a los pimientos, a partir de agosto y septiembre se dejan madurar en la propia planta los choriceros o pimientos de Gernika, y se recogen cuando han empezado a ponerse rojos. Después se cosen uno por uno, introduciendo una aguja con hilo de bala por el rabillo, y se hacen sartas que se cuelgan para que se sequen en las vigas del portal o en la fachada de la casa. Estos pimientos se utilizaban en invierno, para hacer los chorizos tras la matanza del cerdo; y a lo largo del año para las salsas.



En cambio, ha sido costumbre asar los pimientos piquillos y morrones para embotarlos posteriormente. Para asarlos, generalmente se aprovechaba el calor del horno tras haber cocido el pan que se elaboraba semanalmente. Una vez asados, se pelaban y se cortaban en tiras. A continuación, al igual que el tomate, se introducían en botellas, se rellenaban con aceite, se colocaban los corchos y se hervían al baño maría. Hoy en día, es más habitual introducir los pimientos asados en bolsas de plástico y congelarlos.

Artículo y fotos: Labayru Fundazioa

INICIAR SESIÓN

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de privacidad.

ACEPTAR

Producto añadido al pedido