• Blog
  • A fondo
  • Pastel vasco, el momento dulce de todas las ferias

Pastel vasco, el momento dulce de todas las ferias

Huevos, leche, harina, azúcar, mantequilla… y sobre todo mucho mimo. El pastel vasco –cuyo origen se remota al siglo XVIII en Lapurdi (Iparralde), es uno de los productos estrella de las ferias agrícolas que se organizan en los diferentes rincones de la geografía de Bizkaia.

Esta variante de la repostería asociada a nuestra tierra está fuertemente ligada a la vida en el baserri y a los productos que tienen su origen en nuestras huertas y pastos.

En el extremo más occidental de Euskal Herria, en Orduña, se encuentra la repostera Arantza Meabe, uno de los nombres propios asociados al pastel vasco, también conocido como biskotxa –en euskera- o gateau basque –en francés. Arantza explica que en un principio se elaboraba el pastel vasco con lo que había en casa,  buscando equilibrar el cuidado de la economía doméstica con la facilidad de elaboración, y que poco a poco ha ido refinándose hasta convertirse en la deliciosa tarta rellena de crema pastelera que conocemos hoy.

Para Arantza, que elabora este producto de forma totalmente artesana, el pastel vasco es junto con el pan casi un indicador del buen funcionamiento de una feria.

“El pastel es uno de los productos que más se vende en las ferias y marca un poco el ritmo de cómo ha ido. Si se vende bien, la feria va bien”, precisa.

Meabe hace hincapié en la importancia de emplear siempre una materia prima óptima y en su caso deposita su confianza en productores de huevos ecológicos y leche de vaca de su propio municipio, porque además de la calidad es importante la cercanía.

“Para mí lo primordial es que la materia prima sea de mucha calidad. Me agarro mucho al producto que genera la tierra. Es muy importante acudir a una feria relacionada con el campo con un alimento hecho con los productos de la tierra”, asegura.

Además, no utiliza conservantes ni tampoco congela por lo que tiene que hacer un esfuerzo importante para que el pastel siempre sea fresco, recién hecho.

“Lo que quiero para mi hijo y para mi casa es lo que quiero para mis clientes, que son parte de mi familia”, añade.

En la última edición de la Feria de Berango, celebrada el 1 de mayo en esa localidad vizcaína, Arantza recibió el tercer premio en la categoría de pastel.

“Agradezco mucho el premio y sin menospreciar el enorme reconocimiento del jurado me gustaría decir que mi mejor premio son mis clientes y la fidelidad que tienen hacia mí. A veces me halagan demasiado, me hacen sentir muy orgullosa”, dice Arantza.

En su opinión el éxito del pastel vasco en las ferias reside en el hecho de que es un alimento idóneo para desayunos, meriendas, para tomarlo después de comer con un café…

En realidad cualquier momento es un buen momento para una porción de pastel vasco, aunque Arantza Meabe lanza una recomendación para disfrutarlo en su máxima plenitud: consumirlo en buena compañía.

INICIAR SESIÓN

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de privacidad.

ACEPTAR

Producto añadido al pedido