San Blas Azoka 2017

En las creencias populares san Blas Obispo (3 de febrero) comparte con san Antonio Abad (17 de enero) la protección de los animales domésticos, y en ambos días se procedía a la bendición de los animales. En otra época ha sido común la costumbre de no someter al ganado a trabajo durante estos días.

En su festividad, se bendicen además de los cordones y los alimentos y dulces destinados a la salud de las personas, granos de maíz, trigo, cebada, pan y sal, que luego se darán al ganado y a los animales domésticos como prevención de los males de garganta. Además, en algunas localidades colocan al cuello del ganado el cordón de San Blas que normalmente está destinado a las personas. Por ejemplo en Bernagoitia y Garai, ponían el cordón a las ovejas más hermosas para protegerlas del mal de ojo.

En lo que respecta a las personas, ha sido común recurrir a la mediación de san Blas para la curación de los dolores de garganta. En su conmemoración, en numerosas parroquias y ermitas se bendicen los cordones de San Blas, así como caramelos de malvavisco, frutas, rosquillas, tortas y otros alimentos. El cordón se porta al cuello durante nueve días para garantizar la protección contra las afecciones de garganta; transcurrido este tiempo se arroja al fuego del hogar previa señal de la cruz o rezo de la salve. En la ermita Kurtzio de Bermeo, también conocida como santa Marina, además de los cordones, el día de san Blas, se procedía a la bendición de los niños.

Pero hablando de San Blas, no podemos dejar de citar la localidad vizcaina de Abadiño, donde se celebra unas de las ferias agro-ganaderas más importantes de todo el País Vasco. La feria ganadera se remonta al siglo XVIII, cuando se constituyó la cofradía de san Blas, y entonces eran los propios ganaderos los que se encargaban de organizarla. Durante su andadura ha tenido especial relevancia el ganado equino, aunque también tenían cabida las vacas y ovejas.

Antaño la feria se celebraba durante varios días englobando los festejos de la Candelaria, san Blas, san Blas Txiki, santa Águeda, el día de las cocineras... El día 3 era el día de los mayores; en cambio, el siguiente −san Blas Txiki− era el turno de los jóvenes y de las parejas de novios, que acudían con gran entusiasmo a la romería. Coincidía además, que ese día era víspera de Santa Águeda, por lo que generalmente volvían a casa cantando las coplas relativas a la santa.

Tras la pérdida de público en las décadas de los cincuenta y sesenta, en 1967 se vio la necesidad de revitalizar la feria. Esta iniciativa de Gerediaga Elkartea contó con el apoyo de varias instituciones que consiguieron encumbrarla de nuevo hasta convertirla en la feria que hoy en día conocemos.

Actualmente cuenta con cinco espacios donde se muestra y exhibe todo tipo de ganado, maquinaria agrícola, plantas y árboles, artesanía, y los mejores productos de la huerta y el caserío. Tampoco faltan los puestos donde poder comprar los típicos cordones de san Blas y degustar un buen talo con chorizo.

Para conocer la feria de primera mano, nos hemos puesto en contacto con una de las veteranas, Maite Leanizbarrutia de Elorrio, productora de pan y pastel vasco, que lleva veinte años acudiendo a Abadiño. Nos comenta que es una feria de gran tradición para toda la comarca, tanto para mayores como para jóvenes, que acuden sin faltar a la cita. Aunque en otro tiempo, era más importante la feria ganadera, Maite nos dice que hoy en día está completamente arraigada la venta de productos de la huerta, panes, quesos, pasteles, miel... y que es una plaza en la que se vende muy bien ya que hay espacio para todos. Hace unas décadas, uno de los productos característicos de este día eran las rosquillas, hoy en día en cambio, es la torta de san Blas la que mayor aceptación tiene entre el público.

También hemos hablado con Jon Kepa Agirregoikoa, joven ganadero de Etxano, que produce queso de cabra y vaca, tanto curado como fresco. Él es uno de los productores noveles que acude por cuarto año a esta feria, y, según nos cuenta, es una de las más importantes del año, ya que asiste muchísimo público, y al ser asiduo de la plaza semanal de Durango, es conocido de la gente de la zona que acude a su puesto en busca de sus productos.

Para terminar citaremos una copla que se ha convertido en icono de estas fiestas:

Abadiño sanblasetan,

neskazaharrak bentanetan,

mutilzaharrak engainetan,

Abadiño sanblasetan.

 

 

Artículo de Akaitze Kamiruaga

Labayru Fundazioa

INICIAR SESIÓN

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de privacidad.

ACEPTAR

Producto añadido al pedido