Turrones vizcaínos para endulzar la Navidad

El turrón es, junto a los polvorones y el mazapán, uno de los protagonistas indiscutibles de las fiestas navideñas. Un postre irresistible para mayores y pequeños capaz de amenizar las sobremesas familiares y endulzar momentos únicos como la última noche del año.

Una combinación de sabores e ingredientes que provocan en los paladares más golosos una sensación única de placer, sólo superable si el postre está cocinado con las mejores materias primas naturales. Es el caso de la productora Arantza Meabe, encargada de confeccionar en su obrador de Orduña una amplia selección de dulces navideños sin renunciar a la elaboración artesanal con ingredientes de primera calidad.

En su compromiso con el producto y la contribución al comercio local, Meabe confecciona cada año diferentes variedades de turrones empleando para ello las materias primas de las que dispone en cada momento. Este 2017, el obrador de Orduña se ha impregnado de los aromas más especiales de los turrones de mazapán, elaborados con nueces, y los clásicos de chocolate, preparados con naranja o txakoli.

Aromas y sabores diferentes que hacen de cada turrón un producto único con un denominador común: la confección de los mismos con ingredientes naturales de la tierra. “El txakoli es siempre Bizkaiko Txakolina. Es para mí una condición indispensable. Las nueces, si no son de mi casa, se las compro a un vecino”, explica Arantza Meabe. Por su parte, la nata y mantequilla empleada en la elaboración de los dulces es de la cooperativa Bizkaia Esnea, disponible en la tienda online de BBK Azoka.

“Siempre trato de que todos los ingredientes que incluyo en el producto sean lo más cercanos posibles”, asegura Meabe, una auténtica artesana del dulce que cuida el más mínimo detalle en el proceso de selección de las materias primas y la combinación de las mismas.

Como todo en esta vida, el mimo y el cariño influye en el resultado final.  Por eso, Arantza varía la combinación de los ingredientes del turrón, siempre con el objetivo de lograr el sabor más especial. Según argumenta Meabe, el turrón elaborado con naranja confitada combina a la perfección con el chocolate negro, mientras que el sabor del txakoli se potencia cuando se combina con el chocolate con leche.

En la confección de los turrones, como en la gastronomía en general, la exquisitez a la hora de elegir las materias primas es el factor diferencial para conseguir productos capaces de conquistar paladares y permanecer para siempre en la memoria.

INICIAR SESIÓN

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de privacidad.

ACEPTAR

Producto añadido al pedido