1/0

Bermeo

Arrain Azoka de Bermeo

Fecha: 19 Mayo 2017

El municipio vizcaíno de Bermeo se convirtió el pasado fin de semana en el escaparate de la industria conservera y del mar. Durante tres días, la XXIII edición de la Arrain Azoka sorprendió a mayores y pequeños con un amplio programa de actividades que han permitido dar a conocer la cultura, historia, gastronomía y personalidad propia del municipio pesquero.

La fiesta arrancó el viernes 19 de mayo con la apertura de la feria a las 11:00 horas y la posterior entrega del XXI Premio Hegaluze, que todos los años se concede en el marco de la Arrain Azoka. En esta nueva edición, la galardonada ha sido la ikastola Eleizalde de Bermeo, seleccionada por el jurado por garantizar la transmisión intergeneracional del patrimonio marítimo y pesquero de la localidad.

El sábado se celebró otro de los acontecimientos característicos de la feria; la regata de bateles IV Ikurriña Arrain Azoka y la entrega de los premios del concurso de pintxos, que este año ha ganado el Casino de Bermeo.

Esta edición ha estado centrada en sensibilizar sobre la responsabilidad que tiene la ciudadanía en general en el cuidado de los océanos. Para ello, a lo largo del fin de semana se han organizado diferentes actividades, como la presentación del proyecto Redcycle de la empresa Ternua y la organización de productores de pesca de bajura de Gipuzkoa, Opegui. La iniciativa de ambas entidades consiste en la recogida de redes de pesca en desuso por parte de las cofradías de Bermeo, Getaria y Hondarribia y su transformación en hilo para la elaboración de prendas técnicas sostenibles.

Otro de los lugares de interés en la Arrain Azoka ha sido el espacio denominado LOG (Pasado-Presente-Futuro), inaugurado el año pasado y que aúna tradición e innovación a través de diferentes actividades y talleres. En este espacio tuvieron lugar, entre otras iniciativas, la exposición del sushiman Jurgi Areita, que presentó el atún sashimi Echebastar, y las actuaciones de los bertsolaris.

A lo largo de los tres días festivos, el público tuvo la ocasión de adquirir las mejores conservas de pescado elaboradas por productores vascos en los 19 stands instalados para la ocasión. Asimismo, la Cofradía de Pescadores antigua de Bermeo acogió una degustación solidaria de atún a la brasa y marmitako, cuya recaudación se destinará a familias con hijos e hijas con problemas de salud

Con el objetivo de dar a conocer el patrimonio marítimo local, tanto pequeños como mayores tuvieron la ocasión de visitar el barco Mater atracado frente a la Cofradía Vieja y de asistir a los simulacros de venta de pescado. Asimismo, a lo largo del fin de semana la embarcación Hegaluze realizó diferentes salidas a Elantxobe y Gaztelugatxe. Como novedad, la nueva edición de la feria contó con diversas visitas al simulador de navegación de la escuela náutica de Bermeo.

La XXIII Arrain Azoka no se olvidó de los más pequeños, quienes contaron con un espacio didáctico propio destinado a mostrar las tradiciones y el patrimonio marítimo de la localidad. Con este objetivo, los jóvenes disfrutaron a lo largo de tres días de diversos talleres gastronómicos, juegos y exposiciones.

Por supuesto, no faltaron las danzas populares y los ritmos más auténticos de las fanfarreas, tamborradas, txistularis, trikitrilaris, gaiteros y habaneras, que se encargaron de animar la feria de principio a fin.

INICIAR SESIÓN

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de privacidad.

ACEPTAR

Producto añadido al pedido