• Blog
  • Recetas
  • Las “piparras” (“la angula o langostino de monte”)

Las “piparras” (“la angula o langostino de monte”)

“Unas pican y otras no”. Es lo que se dice de las piparras o guindillas vascas, lo cual las convierten en una tapa ideal para compartir alrededor de la mesa en verano, combinadas con pimientos verdes de Gernika, convirtiendo el momento en un divertido o arriesgado juego de a ver a quién le toca la picante. Son especialmente famosas la de Ibarra, conocidas popularmente como "Langostinos de Ibarra".

A pesar de que las piparras encurtidas en tarros avalados por el sello de calidad Eusko Label son fantásticas para algunas preparaciones clásicas, en este caso nos referimos a las piparras frescas, que se consumen simplemente fritas en un buen aceite y salpicadas de sal.

Su sabor es fino y delicado y, si conseguimos su punto óptimo, son un verdadero manjar. La mejor época para su consumo se sitúa entre los meses de julio y agosto.

Ingredientes:

  • Piparras frescas
  • Aceite de oliva
  • Flores de Sal de Añana

Claves para freír las piparras:

  • La calidad del producto:

La mejor piparra tiene tamaño medio. Las grandes tienden a picar y, en caso de duda, debemos dejarnos guiar por nuestro proveedor, que es quien mejor las conoce.

Deberíamos, a su vez, decirle para qué las queremos, ya que no es lo mismo freírlas que presentarlas en un pintxo.

  • El recipiente:

Sartén fina de hierro, para que reparta mejor el calor y de esa manera, sea más fácil controlar el la temperatura del aceite.

  • El aceite:

Aceite de oliva virgen extra. Es un aceite que aporta sabor y se conserva bien, pudiendo reutilizarlo para guisos posteriores o para aliñar ensaladas, gracias al sabor que dejan las piparras.

Utilizaremos abundante aceite a temperatura media (130 grados si disponemos de termómetro).

  • El punto de fritura:

Ligeramente tostadas. La piel empieza a levantarse e incluso alguna coge un color más tostado…

Una vez fritas, las retiraremos a un papel absorbente y las espolvorearemos con las flores de sal para, finalmente, servirlas calientes.

 

Por: Laiene Jatetxea

INICIAR SESIÓN

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de privacidad.

ACEPTAR

Producto añadido al pedido