Piperrada verde

Ingredientes (para tres botes pequeños o uno grande):

Elaboración: 

1. Pelar la cebolla y la cebolleta y cortar en rodajas finas (aproximadamente de medio centímetro).

2. Preparar los pimientos, quitándoles el rabo y las semillas, y cortarlos en trozos grandes.

3. Calentar el aceite de oliva en una sartén a fuego medio - fuerte (8 de 10) y añadir la cebolla y la cebolleta. Dejar que se doren por ambos lados y retirar a un plato con ayuda de una espumadera, escurriendo el aceite dentro de la sartén.

4. Añadir los pimientos a la sartén con el aceite caliente. Subir el fuego (9 de 10) y dejar que se hagan durante unos minutos, pero sin que lleguen a ablandarse del todo; retirar del fuego cuando estén aún de color verde intenso y al morder un trozo de pimiento se note un poco “al dente”.

5. Para esta cantidad, dependiendo del tamaño de la sartén, se necesitará hacer los pimientos en varias tandas. Ir retirando los pimientos al plato con la cebolla, mezclando y dejando que se entibien. Con el calor residual, terminan de cocinarse. Se puede añadir sal y remover, o añadirla en el momento de consumir.

6. Si se quiere consumir en el momento, escurrir los pimientos y servirlos templados.

Recomendaciones para conservar la piperrada verde

  • Para conservar la piperrada, introducirla una vez fría en uno o varios botes de vidrio previamente esterilizados, rellenando con el aceite sobrante o algo más si hiciera falta para que los pimientos queden cubiertos. Si no se va a abrir la conserva en los próximos días y se quiere almacenar por más tiempo, es conveniente tratar de quitar todas las burbujas de aire que queden en el interior. Cubrir seguido con la tapa previamente esterilizada y cerrar girando la tapa y sellando bien. Guardar protegido de la luz.
     
  • ​Las conservas en aceite pueden durar hasta tres años. Sin embargo, hay que ser muy cuidadoso con la esterilización y el sellado y es conveniente tener cierta experiencia para hacer el proceso de manera rápida y fiable. Una vez abierto el bote, se puede consumir a lo largo de una semana si se guarda en la nevera.
     
  • Otra manera práctica y segura de conservar la piperrada durante largo tiempo es congelarla. Se pueden utilizar bolsas de congelación y guardar la piperrada en raciones. Ocupan poquísimo y para descongelar bastará con sacar las bolsas del congelador una hora antes de consumir. Se puede descongelar más rápido metiendo la bolsa en agua caliente durante unos minutos. Puede consumirse en el plazo de seis meses.
     
  • En cualquier caso, lo recomendable es apuntar la fecha en la que se ha preparado la piperrada en el bote o en la bolsa de congelación.

Ventajas y sugerencias

La principal ventaja de la piperrada es que se conserva su sabor genuino y su textura, empleando menos de la mitad de aceite del que se utiliza si se fríen al modo tradicional.

Se puede hacer una buena cantidad de una sola vez e ir consumiéndolos poco a poco.

Las combinaciones son infinitas y alegran cualquier plato. Algunas sugerencias:

 

Por:  Because Blog

INICIAR SESIÓN

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de privacidad.

ACEPTAR

Producto añadido al pedido